Ladies & Ladies

10 mujeres explican cómo se dieron cuenta de que eran lesbianas

SEXUALIDAD | 5 de abril de 2020

Si alguna vez te has preguntado: “¿Soy lesbiana?”, tranquila, es normal y no eres la única. Tener preguntas sobre tu sexualidad a lo largo de tu vida es más común de lo que crees.

Según Gigi Engle, sexóloga y entrenadora sexual, “La sexualidad humana es mucho más compleja de lo que creemos y puede cambiar a lo largo de la vida”. Y, aunque las cosas hayan mejorado en la sociedad en la que vivimos, todavía quedan muchas barreras por derribar, además de muchas etiquetas por borrar. “Tenemos esta idea arraigada de que debes elegir una etiqueta, pero eso no es necesariamente cierto”, dice Engle. “La única persona que puede elegir tu etiqueta, o no tener ninguna, o más de una, eres tú”.

Como siempre está bien conocer las experiencias de otras personas, sobre todo si te sientes identificada con alguna. A continuación os ponemos el testimonio de 10 mujeres a las que la revista Women’s Health pidió que explicaran cómo llegaron a darse cuenta de que eran lesbianas.

1) “Las mujeres me hacían sentir mariposas”.


Grace, 21 años: “Leí mucha obscenidad homosexual durante la escuela secundaria, no voy a mentir. Así que sabía que algo pasaba, pero lo reprimí y pensé que sólo era una ‘manía’ que tenía. Confirmé que mis intereses eran algo más que una manía cuando ciertas mujeres me hacían sentir mariposas en el estómago cuando me saludaban en el instituto. Fue entonces cuando me dije: ‘Vale, sí, quizá no soy heterosexual’ “.

2) “Siempre me pregunté cómo sería estar con una mujer”.


Sarah, 19 años: “Por ahora, me conformo con no tener una etiqueta, pero me gusta usar ‘queer’ (diferente a heterosexual y cisgénero). Llegué a esa conclusión durante la cuarentena, como mucha gente, simplemente porque pasaba mucho tiempo sola pensando, pero llevaba mucho tiempo cuestionándome. Siempre sentí que estaba un poco más abierta a explorar mi sexualidad que el resto de mis amigos y siempre me pregunté cómo sería estar con una mujer. Cuando llegué a la conclusión de que ‘no era heterosexual’, me di cuenta de que algunas partes de mi infancia tenían más sentido. Por ejemplo, una vez hablé con mis padres de pequeña y les dije algo así como: ‘Si las personas se gustan por su personalidad, ¿no tiene más sentido que les gusten los chicos y las chicas?’ “.

3) “Mi subconsciente está tratando de decirme esto”


Maddie, 23 años: “Honestamente, siempre pensé que podría ser homosexual, pero lo que lo confirmó fue soñar con chicas en la escuela secundaria. Con el tiempo, me dije: ‘¡Bien, mhmm! Esto definitivamente significa algo y mi subconsciente está tratando de decirme esto’ Entonces, después de un tiempo y explorar más, me di cuenta de que sí, de hecho soy bi”.

4) “La primera vez que tuve un orgasmo fue con una chica”.


Julia, 22 años: “Fui a un instituto católico solo para chicas, que no era el mejor lugar para conocer mi sexualidad. Sin embargo, me di cuenta de que era lesbiana cuando me enamoré de las chicas de mi equipo de fútbol. Me atraían tanto sus personalidades como su aspecto. Estar físicamente con una chica por primera vez fue realmente una revelación. Me sentí emocionalmente conectada a las mujeres, algo que nunca había sentido con los innumerables hombres con los que había estado. Y la primera vez que tuve un orgasmo fue con una chica.”

5) “Encontré atractiva a una de mis compañeras de clase y quise besarla”.


Megumi, 37 años: “Cuando tenía 16 años y estaba en un internado solo para chicas, encontré atractiva a una de mis compañeras y quise besarla. Fue entonces cuando supe que no era heterosexual y que sentía algo por diferentes personas, no solo por los hombres. Ahora, me siento atraída por el encanto y la personalidad, y no solo por los genitales. Me gustan las personalidades más asertivas que lideran, protegen y proporcionan”.

6) “Se hizo cada vez más evidente que nos gustábamos de forma diferente a otras amigas”.


Alex, 22 años: “Antes de hacerme amiga de mi actual novia, no tenía ni idea de que era lesbiana (aunque mirando atrás, muchas cosas tienen más sentido ahora). Nos conocíamos durante años antes de ser amigas, pero cuando eso sucedió, se hizo cada vez más evidente que nos gustábamos de forma diferente a otras amigas. Al principio fue muy confuso. Pensaba que solo se trataba de un tipo de amistad ‘diferente’ o de emociones distintas, más que de algo romántico y lésbico”.

7) “Buscaba en Google ‘¿Soy lesbiana?’ para intentar convencerme de que no lo era”.


Dakota, 23 años: “Desarrollaba estas mini-obsesiones con mujeres en la televisión o en las películas y no sabía si quería ser ellas, ser amiga de ellas o salir con ellas. Megan Fox en Transformers, Mary Elizabeth Winstead en Sky High, Alexandra Daddario en Percy Jackson y Anne Hathaway en Batman fueron los grandes enamoramientos. Luego, llegué al punto de buscar en Google ‘¿Soy lesbiana?’ para intentar convencerme de que no lo era. Finalmente acepté que esos sentimientos y la necesidad de buscar eso en Google probablemente indicaban que no era heterosexual”.

8) “Me di cuenta de que me sentía ‘atrapada’ cuando imaginaba un futuro con un hombre”.


Fernanda, 22 años: “Una cosa que me pareció un momento de luz fue cuando me di cuenta de la diferencia entre temer y sentirme ‘atrapada’ cuando imaginaba un futuro con un hombre y los sentimientos de excitación que tenía por estar con mujeres. Estar con hombres me hizo preguntarme si simplemente no estaba interesada en el matrimonio o la monogamia. Pero luego me encantaba la idea de una vida doméstica con una mujer”.

9) “Me di cuenta de la bifobia interiorizada contra la que estaba luchando”.


Michaela, 20 años: “Tenía una amiga de la infancia, y cuando estábamos terminando la escuela, ella y yo teníamos una relación que superaba la amistad. Ella me guió en el descubrimiento de mi sexualidad (o más bien, de nuestras sexualidades) juntas. Luché con una etiqueta hasta la universidad. De hecho, llegué a la universidad proclamando que era lesbiana porque estaba saliendo de una relación con una chica. No estuve cerca de encontrar una etiqueta adecuada hasta que me di cuenta de la bifobia interiorizada contra la que estaba luchando. No sé si bisexual será la forma en que me defina para siempre (de hecho, no me gusta etiquetarme), pero es más precisa que las etiquetas de lesbiana o heterosexual con las que solía restringir mi alma”.

10) “Mis Barbies tenían orgías entre chicas”.


Melissa, 38 años: “Me convencí a mí misma de que era heterosexual hasta la mitad de mis veinte años. Finalmente empecé a sentirme empoderada en mi condición de lesbiana cuando me di cuenta de que había explorado esa parte de mí durante toda mi vida, especialmente al recordar que mis Barbies tenían orgías entre chicas. Esto no era algo nuevo para mí, sino una toma de conciencia de mi verdadero yo”.

Cuida tu salud mental

Encuentra la ayuda que necesitas.
Porque es importante estar bien interiormente.

¿Conoces nuestro CLUB?

Películas, debates, radio... ¡y mucho más!

*Solo para mujeres

Y todos los viernes... ¡Película nueva!

¡Somos una comunidad
con más de 200.000 seguidoras!

Síguenos en Facebook

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba